La flexibilidad horaria favorece a la retención del talento

La flexibilidad horaria se ha convertido en una de las principales variables que valora un empleado en su empresa. Además mejora el rendimiento y consecuentemente la productividad, principalmente porque el trabajador está más motivado al poder conciliar vida laboral y personal.

Podemos definir la flexibilidad horaria de diferentes maneras, ya que en los últimos años observamos cómo las compañías aplican distintas medidas con la finalidad de adaptarse a las necesidades de sus empleados.

Cuando hablamos de flexibilidad en España, hablamos de horarios. Según el informe «La Conciliación de la Vida Laboral y Familiar en España», realizado por el Insituto de Política Familiar (Ipf), 6 de cada 10 españoles (58,8%) consideran que la jornada completa perjudica a su familia.

Dinamarca, Suecia, Alemania, Finlandia y Noruega se sitúan en lo más alto del ranking en cuanto a países donde conciliar vida familiar con laboral, ya que, según fuentes de la Comisión Europea, algo más de la mitad de los asalariados disfruta de cierta flexibilidad en su horario.

A continuación vemos algunas de las modalidades que aplican las empresas con el objetivo de mejorar el rendimiento, el clima laboral y favorecer a la retención de talento.

El horario flexible

Los trabajadores pueden decidir la hora de inicio y fin de la jornada laboral dentro de un intervalo prestablecido, normalmente con un margen de entre treinta minutos y dos horas.

La jornada comprimida

Los empleados pueden trabajar más horas y a cambio disponer de un día libre por semana.

La jornada intensiva

Se suele aplicar en periodos de vacaciones y permite a los trabajadores contar con las tardes libres a cambio de empezar la jornada más temprano y disponer de menos tiempo para pausas.

La flexibilidad en los periodos de vacaciones

Esta medida permite que las personas puedan conciliar las vacaciones acorde con las de sus seres queridos.

El trabajo compartido (Job Sharing)

Esta modalidad de empleo consiste en realizar las funciones de un mismo puesto de trabajo entre dos personas. Se trata, pues, de una combinación de dos medias jornadas que pueden variar en función de las necesidades de ambas personas. Facilita la conciliación familiar de padres y madres de hijos pequeños.

La política de las luces apagadas

Se trata de una práctica muy habitual en compañías del norte de Europa y consiste en hacer que las luces se apaguen automáticamente con el fin de la jornada para que los trabajadores abandonen sus puestos. Si es necesario prolongar las horas de trabajo, estas deberán ser justificadas.

Deja un comentario

Traducción

EspañolCatalàEnglish